Resucitó el Señor, ¡Aleluya!

Celebramos todos juntos como comunidad la resurrección, primero con una liturgia y luego con un rico desayuno.