ACTIVIDADES DE VERANO

Durante el mes de enero, más de 300 alumnos y exalumnos participaron en Scout, Trabajos y Misiones, la Jornada Mundial de la Juventud y Misiones Chelenko.

Las actividades que se vivieron en comunidad y con una fuerte presencia de Dios entre ellos. Localidades tan diferente como el Lago General Carrera y Panamá recibieron la alegría de grupos de scout, misioneras de la Jornada Mundial de la Juventud y participantes de Trabajos y Misiones organizadas por el colegio. Cada actividad, con su lema y objetivos particulares, significó una instancia para crecer en amistad y acogida. Queremos compartir algunos testimonios de los participantes:

 

TRABAJOS Y MISIONES: “Despierta tú que duermes” (Ef. 5, 14).

Para mí estos TTMM fueron una muy buena experiencia en la cual pude ser consciente de que uno vive “dormido” en la rutina. El lema decía: “despierta tú que duermes” y creo que estos diez días fueron un verdadero despertar a la realidad de Dios y al llamado de santidad que hace el Papa.

También fui testigo de la importancia de tener una comunidad. La mejor manera de servir es desde una comunidad que te apañe y con la cual puedas ser tú mismo, siempre con Dios en medio. Creo que en estos TTMM construimos una comunidad caracterizada por la alegría, constante buena onda y acogida, además de experimentar una verdadera amistad espiritual.

Pedro Vega R. (Exalumno A.15.).

 

“Despierta tú que duermes”. Este era nuestro lema en estos Trabajos y Misiones y nos hizo reflexionar profundamente sobre cómo vivimos dormidos en nuestros días. Al mismo tiempo, este lema me ayudó para despertar a la realidad de Dios gracias a la increíble comunidad que me rodeaba. En ella veía cómo la luz de Cristo estaba en cada miembro del grupo y aportaba con su entrega.

Esta excelente experiencia me deja una huella y me invita a mantenerme despierto en esta realidad de Dios en el servicio y en la amistad espiritual. Por más difícil que sea mantener esto, gracias a TTMM descubrí que es lo que me llena.

Diego Johnson P. (IIIºB)

 

Estos trabajos de verano me sirvieron muchísimo para descubrir qué es realmente lo que me importa y mantiene agradecida. También pude fortalecer amistades de antes y formar otras nuevas. El grupo era muy bacán, uno de los mejores, y en él pude sentirme muy feliz.

Antonia Labbé I. IV°A

 

SCOUT MUJERES: “Porque la fuerza de la manada está en el lobo y la fuerza del lobo está en la manada’’ (Rudyard Kipling)

Para mi este campamento fue muy muy entretenido y divertido. Me conecté mucho con Jesús y pude hacerme más amiga de toda mi seisena y de mis jefas. Me encantó el día de las Alianzas porque conocí a guías más grandes e hicimos una actividad llamada Greco Romana donde nos metimos en el barro y lo pasamos muy bien. Luego tuvimos la cena de inicio y mi seisena cocinó sushi que compartimos con nuestras jefas.

También aprendimos a construir cercas, balsas, repisas, basureros e hicimos un altar. Creo que la construcción nos ayudó a hacernos más amigas en mi seisena. Además, me gustó jugar con las pioneras, juegos muy muy divertidos, como el de los limones y muchos más. Me encanta Scout porque te regala nuevas amigas y lo mejor es que hay una amistad con Dios y la naturaleza al medio. Por ejemplo, en un momento, todas las golondrinas cantamos las canciones de las completas y después pensamos en nuestros miedos para que Jesús nos ayudara a enfrentarlos. En fin, este fue el mejor campamento de verano de mi vida, aunque sé que es el primero de muchos más. ¡Para mi fue lo mejor!

Ema Palacios M. (6ºA)

 

SCOUT HOMBRES: “El scout cuida la naturaleza porque en ella encuentras a Dios”

“En el campamento lo pasé muy bien. Una experiencia muy buena de comunidad con mis amigos y jefes. Lo que más me gustó fue construir los cubiles con mi seisena”.

José Tomás Vicuña S. (6ºB)

 

Yo soy Martin Chavez, alumno de III° medio, atleta y scout. He sido Scout desde 5to básico y siendo pionero este año siendo descubrí el verdadero sentido del grupo.

Este verano he vivido experiencias inolvidables que han marcado mi vida. Como pionero de primer año logré formar amistades inquebrantables con mis compañeros, jefes y lobatos. En campamento, tanto yo como mis compañeros pioneros, tenemos la misión de servir al grupo: cocinar, construir, entretener e incluso ayudar a los jefes para que toda actividad sea perfecta. A pesar de lo duro del trabajo, uno como pionero termina siendo feliz sabiendo que el prójimo queda satisfecho y contento con lo que uno hace por él. Muchos pensarán que todo esto es una perdida de tiempo, pero no. En mi primer año como pionero, aprendí que, servir, trabajar y dar la vida por el prójimo, es la verdadera forma de encontrar la felicidad.

Te  recomiendo dejar un rato tus intereses de lado, fíjate en quién tienes a tu lado. Muchas veces tu prójimo no esta siendo feliz y necesita alguien que le muestre el verdadero camino. Así podremos dejar el mundo mucho mejor.

Martin Chávez O.  (III°B)

 

MISIONES CHELENKO: “Ábreme los ojos Señor, y contemplaré tus maravillas” (Sal 119,18).

Estas misiones Chelenko fueron dos semanas muy intensas en cuanto al trabajo y la vida comunitaria. Este segundo aspecto fue el más impactante porque, aunque el grupo se conformaba por por jóvenes de distintas edades, profesiones, colegios, carismas, humores, formas de trabajar, etc; pudimos formar un equipo de trabajo muy potente en el que cada uno aportaba a su manera para llevar adelante la misión. En estas semanas lo que más nos unió fue que cada uno tenía un encuentro con Dios que compartir. Esto hizo que fuéramos a estas misiones con ganas de irradiar y llevar la palabra de Dios a los pueblos alrededor del Lago General Carrera. Además, gracias a esto último y pese al cansancio y frío de la región, formamos una comunidad alegre que trabajaba y compartía en cada una de las áreas que conformaban la misión.

Matías Flores, A.14.