reunión familias nuevas

Este 2019 entraron 49 familias a nuestra comunidad anselmina, y ahora que los nervios y los procesos de adaptación pasaron, nos reunimos para conversar y exponer, a estos apoderados, información sobre el funcionamiento de las áreas que componen el CSA: Tutoría, dirección Académica, Primaria y Secundaria, Pastoral y Coordinación General explicaron, a grandes rasgos, el impacto que cada una de estas áreas tiene en el día a día de nuestros alumnos.

Después del encuentro, las nuevas familias pudieron plantear dudas y apreciaciones, logrando una conversación que profundizó el sentido de pertenencia de estas familias en nuestra comunidad.   

También, la familia Altschwager Pérez y la Presidenta del Centro de Alumnos, Bernardita Muñoz de IV° C dieron un testimonio a los nuevos apoderados. A continuación, compartimos parte de dicho Bernardita:

“Hola, soy Bernardita Muñoz del IVºC y para contarles un poco de mí, soy la más chica de 5 hermanos, todos estuvieron en el San Anselmo y en total mi familia ha estado 23 años en el Colegio.

Nos calificaría como una familia que aprovechó el Colegio, ya que participamos como alumnos, y ahora mis hermanos como ex alumnos, en todo o casi todo lo que pudimos, y como soy la más chica siempre me tocó verlos yendo y viviendo a todo lo que podían. Y algo que me decían, y ahora cada vez me voy dando más cuenta, es que, venir al Colegio, o por lo menos al san Anselmo, no es solo estudiar y tener buenas notas.

Acá, no solo nos enseñan materias o a cómo hay que portarse dentro de una sala. Además,  nos enseñan algo muchísimo más importante: el servicio y la tutoría, los cuales siento que me ha hecho ser la persona que soy ahora. Claramente esto no se da en todos los colegios, pero acá todo gira en torno al servicio y a la tutoría: desde lo más literal, como la Hora de Tutoría que tenemos todos los jueves donde vamos a jugar y a rezar con los más chicos, hasta la relación profesor – alumno, que va mucho más allá de la sala de clases, es una relación verdadera, donde sabes que puedes contar con ellos para lo que sea, donde siempre te van a escuchar y que nunca te van a ver como una nota, sino como una persona a la que realmente le importas y que puede aprender de sus errores, tanto académicos como del día a día. También donde se ve mucho la tutoría, es en las comunidades de peregrinos. Soy jefa de una y es algo que agradezco día a día al Colegio que me da la oportunidad de poder conocer a un grupo de niñitas más chicas profundamente, conocerlas en serio para guiarlas en su camino de fe y que ellas también me guíen a mí, al igual como mi jefa hizo conmigo.

Y también está el servicio muy presente. Donde más se puede ver esto es en algo que importantísimo para mí: Trabajos y Misiones. Apenas llego de los de verano estoy esperando para que sean los de invierno, porque estas instancias realmente te marcan y te hacen volver a plantearte tu punto de vista sobre las cosas. Ahí se crean las mejores amistades ya que son amistades verdaderas, amistades basadas en Dios, porque no solo son amigos por la buena onda, sino que son amistades espirituales, donde sabes que pase lo que pase van  a estar ahí para escucharte y apoyarte.

Lo que más le agradezco al Colegio. y que recién cuando escribía esto me di cuenta, son dos cosas. Primero  es que ayudan a los alumnos a creerse el cuento y que si se la pueden. Si esto no fuera así, les aseguro que no estaría parada acá hablándoles como la presidenta del Centro de Alumnos. Y, lo segundo y más importante, es que enseñan a conocer y a ver a Dios, y no un Dios que solo estaba en misa como yo creía, sino un Dios que está en todas partes: en mi niñita de tutoría o de comunidad, en la persona a la que le construyo la mediagua o que misiono, en mis profesores, en los auxiliares, en mi familia y en mis amigos.

El Colegio da oportunidades increíbles, hace que nos transformemos en personas a las que el servicio nace inconscientemente. El Colegio nos invita a hacernos cargo de que tenemos una suerte gigante. El San Anselmo es como mi segunda mamá y papá, estoy muy agradecida de que mis papas me metieran a este Colegio y puedo decir, muy orgullosa, que soy anselmina”.