EDUCADORES VIVEN EXPERIENCIA SAN JOSÉ

Durante 10 día, 12 de nuestros educadores, entre ellos nuestro Rector y algunos Encargados de Ciclo, tuvieron la oportunidad de vivir la experiencia de Comunidad, formación y oración en San José de Mallín Grande (SJMG).

SJMG es una de la cuatro decanías de nuestro Movimiento, ubicada a las orillas del lago General Carrera. Pero ¿por qué esta instancia es tan importante para nuestra comunidad? Porque, a través del encuentro personal con Jesucristo, se renueva la vida y con ello la vida de nuestra comunidad. Así, se infunde en nuestro Colegio y en sus aulas nuestra espiritualidad basada en el amor a Dios manifestado en comunidad y la sabiduría de san Benito que iluminan nuestro quehacer y vida, cultivando la amistad que es el fundamento del amor Cristiano.

 “Por eso voy a seducirla, la llevaré al desierto y le hablaré al corazón” (Oseas 2,16)
“En un rincón de la Patagonia Chilena, donde no hay luz eléctrica, televisión ni señal de celular, en medio del más impresionante y colorido “desierto”, el Señor invita al encuentro y habla fuerte a todos los que quieran escucharlo. Durante 8 días tuvimos el privilegio de dejar por un momento nuestra cotidianidad para abrirnos y transformarnos a través de la lectio, el oficio, el trabajo, la vida comunitaria, la oración personal y la majestuosa creación; para hacernos conscientes de nuestra historia de salvación personal, de la importancia de vivir en el hoy, de que Dios está AQUÍ y AHORA haciendo maravillas con todos nosotros, y recordar que nada es casualidad. Pudimos encarnar a fondo nuestro proyecto educativo, maravillosa oportunidad para experimentar todo lo que queremos entregar a cada uno de nuestros alumnos.
Volvemos llenos de vida, volvemos llenos de amor: traemos ese desierto en nuestro corazón, listo para seguir actuando en medio de nuestro día a día, recorriendo el camino que nos lleve, como dice San Benito, a todos juntos a la Vida Eterna.”

María Francisca Fonck
Encargada 4 Ciclo

“Vete, lávate en la piscina de Siloé. El fue, se lavó y volvió viendo” (Jn. 9,7)
“Que bueno es el Señor, me ha regalado una experiencia de encuentro profundo con su amor a través de la naturaleza, su palabra, el trabajo y la vida en comunidad. Me habló al corazón y me despertó a su realidad, a vivir el hoy….y volví viendo…”.

Alejandra Cazorla R.
Encargada 3 Ciclo mujeres