¡VEN ESPÍRITU SANTO, VEN!

Los IV° medios fueron los protagonistas de la celebración de Pentecostés. Próximos a realizar su Confirmación, nuestros alumnos subieron al escenario y participaron describiendo y pidiendo al Espíritu Santo sus dones, para que iluminen el camino y los corazones de nuestra comunidad, permitiéndonos así, ver las manifestaciones del amor incondicional de Dios en nuestras vidas.

La solemnidad de Pentecostés es una de las más importantes en el calendario litúrgico y posee un profundo significado. De esta forma lo resumió Benedicto XVI el 2012. “Esta solemnidad nos hace recordar y revivir la efusión del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y los demás discípulos, reunidos en oración con la Virgen María en el Cenáculo (cf. Hch 2, 1-11). Jesús, después de resucitar y subir al cielo, envía a la Iglesia su Espíritu para que cada cristiano pueda participar en su misma vida divina y se convierta en su testigo en el mundo. El Espíritu Santo, irrumpiendo en la historia, derrota su aridez, abre los corazones a la esperanza, estimula y favorece en nosotros la maduración interior en la relación con Dios y con el prójimo”.

Con la alegría de conocer y acoger al Espíritu Santo, todos nuestros alumnos celebraron Pentecostés durante esta semana, instancia en que se cumplió la promesa que Cristo hizo a los apóstoles de que el Padre enviaría al Espíritu Santo para guiarlos en su misión evangelizadora.