SCOUT MUCHO MÁS QUE UN ESTILO DE VIDA

  • Una experiencia de verdadera amistad, naturaleza y espiritualidad vivieron nuestros scout hombres en su tradicional campamento de invierno. Revisa las fotos y lo que nos contaron algunos participantes

A través de diferentes actividades y reflexiones este Campamento de Invierno se enfocó en la primera ley Scout: “El scout es digno de confianza”, trabajando la honestidad tanto con el prójimo como con ellos mismo.  Los Jefes hicieron un excelente trabajo planificando cada una de las actividades en las que participaron todas las secciones, dejando huella e invitándolos a vivir una vida simple en concordancia con su fe y la mística del Grupo.

En medio de la naturaleza, nuestros alumnos fueron testigos del amor de Dios por cada uno de ellos. Se maravillaron con el eclipse que vieron juntos como comunidad y potenciaron la misión del Grupo Scout CSA:  educar y evangelizar a sus miembros por medio de la experiencia de amistad en Cristo, la Regla de San Benito y el aprendizaje del método Scout.

De esta forma, durante la primera semana de vacaciones 142 de nuestros alumnos hombres entre 5° básico a IV° medio, vivieron su tradicional Campamento de Invierno en el campo de la familia Vicuña Subercaseaux.

Te invitamos a ver algunas fotos de este gran campamento que une a alumnos y exalumnos CSA. Galería de imágenes

 

Hola, mi nombre es Pablo García y fui al campamento Scout estas vacaiones “La manga II”. En este campamento se medio la opoturnidad de encontrar a Dios en el servicio. Día a día pude servir en distintas actividades al Grupo, desde servir el desayuno a los lobatos hasta ayudar en los juegos nocturnos. 

También se medio dió la oportunidad de formar grandes lazos de amistad fundamentados en una confianza del uno con el otro porque el Scout es digno de confianza. 

Pablo García P. IIº D (Pionero)

 

Al igual que en mis anteriores campamentos, la desconexión de las preocupaciones en Santiago me permitió vivir una fuerte vida de comunidad en la Ruta, además de ser solo nosotros y tener nuestros propio claustro de Ruta. Fortalecí mi amistad con cada uno de mis hermanos de la Ruta. Mi búsqueda espiritual y discernimiento fueron fuertemente potenciados gracias a las distintas espiritualidades que tuvimos como comunidad. De ellas, la que más me marcó fue una donde tuvimos que reconocer nuestros valores positivos con el fin de saber qué aportábamos a la comunidad, con esto pude conocerme más a mí mismo. 

Piero Magnani F. IVºD (Ruta)

 

Al final del campamento me sentí con muchas ganas de confiar más en los demás y hacer que confiaran más en mí. La actividad que más me gustó fue el gran fogón porque sentí que nos unimos todo el grupo como hermanos. 

Nicolás Uribe 6º B (Lobato)

 

Además de la excelente experiencia que tuvieron nuestros alumnos, queremos compartir cómo se vivió Scout durante el mes de julio entre nuestros colegios hermanos. Diferentes jefes y exalumnos de Scout visitaron los campamentos y actividades de Scout de San Benito y San Lorenzo para estrechar los lazos de amistad y colaborar mutuamente en lo que fuera necesario para que este gran regalo de la amistad pudiera crecer en todos los grupos.

 

Me llamo Cristóbal Illanes y soy Jefe de Lobatos en los scouts que se están formando en el Colegio Algarrobal. En este grupo no tenemos campamento de invierno por lo que los jefes fuimos de invitados a los distintos campamentos que realizan los colegios san Benito y san Lorenzo, y a mi me tocó ir de invitado al campamento del san Lorenzo junto a Juan Martínez.

Llegamos el primer día a las doce y nos presentamos a los jefes,los cuales eran 7 entre ellos dos ruteros por la falta de jefes así que nos recibieron muy felices y agradecidos por la ayuda. Me tocó ser jefe de lobatos de tercer año y los conocí un poco después, eran nueve lobatos que me recibieron con mucho cariño y me sorprendió que cada uno de ellos tenía nombre místico al igual que los jefes, esto pasaba en lobatos de tercer año y en la tropa pero en el caso de la tropa era con otra mística.

Después de presentarnos hicimos lectio, área que está muy desarrollada en su grupo, y después hicimos lo mismo que en  los campamentos de San Anselmo:  juegos diurnos, construcción de cubil, comer, etc. Llegó el momento del juego nocturno y llamaron a todas las secciones de lobatos para jugar el mismo juego. Esto  me sorprendió y después supe que no tienen suficientes personas para realizar competencias entre seisenas para desarrollar el compañerismo. Más tarde tuvimos el Consejo de la Roca, este es un momento solemne donde se explica a los lobatos temas de la mística. 

Los días pasaron realizando estas actividades diariamente uniéndonos más entre los jefes y con los lobatos. Con este último grupo, como estaban a punto de pasar a Tropa, decidimos darles más independencia. Llegaron varios invitados del MAM al campamento y comenzamos a desarrollar la parte más espiritual, hablamos sobre cómo vivimos la sociedad alternativa en nuestro día a día.

Cristóbal Illanes M. (A. 18).