ALUMNAS VIVEN GRAN EXPERIENCIA

4 alumnas de III° medio vivieron durante una semana una gran experiencia, desde el lunes y hasta mañana viernes acompañarán y servirán a las hospederas de santa Francisca Romana. Te invitamos a leer el testimonio que dieron frente a todos los alumnos del colegio en el Acto Cívico del Mes del Servicio. .

“Me llamo Elisa Claro estoy en III° medio y esta semana con la Candelaria Elgueta, María Jesús Guerrero y la Colomba Vonunguer vamos a ir a alojar a la Hospedería santa Francisca Romana.
Esta experiencia consiste en acompañar y prestar oído a las hospederas que alojan ahí. Son mujeres en situación de calle que son acogidas por esta hospedería mientras que buscan trabajo y juntan plata suficiente para sustentarse. Necesitan ser escuchadas, son mujeres trabajadoras que viven prácticamente solas, para ellas es muy importante que las acompañen.
Tipo 7:00 pm salimos desde el Colegio, y cuando llegamos a la hospedería, nos recibieron con una misa que organizamos nosotras. Directo después fuimos a la comida donde ayudamos a servirla. En esta instancia nos sentamos con ellas y tuvimos la oportunidad de compartir y conocerlas mejor. Después de la comida, jugamos con las niñas, hijas de hospederas: la Miel, la Paola, la Jennifer y la Karen. Nos fuimos a acostar y comentamos lo llenador que fue la jornada y como ellas, teniendo tan poco, logran estar con esa gran sonrisa tan contagiosa. Hoy día en la mañana, (martes) no alcanzamos a tomar desayuno con ellas porque teníamos que estar Antes en el colegio, pero las mañanas de los siguientes días consisten en tomar desayuno con ellas y servirlas. Porque a eso vamos, a servirlas. Somos encargadas de crear la única instancia donde ellas, después de ser denigradas todo el día llegan a un lugar donde se les devuelve la dignidad. Es muy bacán poder cuidar la dignidad de una persona, que según nuestro punto de vista es un ítem muy importante. El respeto hacia la otra persona es clave para la felicidad de ésta, y eso vamos a tratar de hacer esta semana, lograr devolverles la dignidad, el respeto que se merecen y así darles toda la felicidad que podamos.
En verdad nos encantaría invitarlos a que se motiven y participen de esta experiencia, se van en grupos de 4 personas, pueden ser de hombres o de mujeres. Vale demasiado la pena dejar nuestras comodidades por una semana, para llenarse tanto como se logra acá, con un día nosotras ya estamos demasiado felices. Eso, invitarlos a que se motiven y se muevan, que aprovechen estas instancias que da el Colegio para ver a Dios y ayudar al de al lado”.