CPP ACOMPAÑA A EDUCADORES EN SU DÍA

El Centro de Padres, representado por su presidente, Jaime Guerrero y Fabiola Jorquera participaron y acompañaron a nuestros educadores en su día. Con un cariñoso y cercano discurso, el CPP agradeció la labor, el cariño,  la comprensión y la entrega de los profesores que acompañan el camino formador de cada uno de sus hijos.

A continuación los invitamos a leer el discurso: 

“Muy estimado Alejandro, Directores de Ciclo, Equipo de Apoyo Formativo y Administrativo y muy en especial, muy queridos Profesores y Colaboradores de todo el Cuerpo Docente:

Vengo a compartir con ustedes esta celebración con el objetivo principal de agradecerles, a todos ustedes, en nombre del Centro de Padres y de toda la comunidad de más de 850 familias que cada día entregan en sus manos, sus mentes y sus corazones, parte fundamental del proceso formativo de nuestros hijos.

Vengo a conversar con ustedes muy contento, tranquilo, seguro. Seguro de que en ustedes tenemos a un equipo de personas maravillosas en quienes depositar la confianza de nuestros anhelos más profundos: Nuestros Hijos.

Sus historias, queridos profesores, que sin duda los traen acá después de muchos años de construir sus vocaciones en base a esfuerzo, constancia, profesionalismo y mucha pasión, son historias que van quedando en el alma de cada uno de nuestros hijos.

Con mucha alegría podemos ver cómo sus historias van quedando en la retina profunda del alma de nuestros niños, cómo sus enseñanzas, consejos, desafíos y correcciones van forjando al niño del San Anselmo. Desde las salas de colores, los primeros ciclos, los ciclos intermedios y hasta los ciclos finales, vemos que nuestros hijos van pasando por un universo mágico de experiencias junto a ustedes. Vemos con la felicidad que sólo los papás podemos sentir, cómo nuestros amados niños van recorriendo el aprendizaje al que ustedes los desafían de la mano de una espiritualidad formativa única, con programas de extensión preciosos, con actividades comunitarias, cívicas, solidarias y deportivas geniales, que los van construyendo como todos alguna vez soñamos al cruzar el umbral del San Anselmo por primera vez.

Ustedes recibieron a nuestros hijos desde muy chicos, con unas mochilitas muy pequeñas, pero la verdad es que esas pequeñas mochilitas venían cargadas de miles de kilos de temores, mucha ansiedad, inseguridades y otras incertezas con que los papás a veces aumentamos la carga en las mochilas de nuestros niños. Pero déjenme decirles, con toda la seguridad de conocer mucho a nuestras familias, que ustedes son un equipo extraordinario, que rápidamente cambia la carga de las mochilas y las convierte en sueños, alegrías, certezas, resultados, formación, espíritu de servicio y tantos otros maravillosos ingredientes del equipaje que nuestros niños van reuniendo para el viaje de sus vidas.

A nombre de nuestros papás y mamás, les pido disculpen los momentos difíciles, la ansiedad desmedida, la poca prolijidad en el trato y el híper empoderamiento que en oportunidades podemos sufrir y que llega a ustedes de mala manera. Vivimos tiempos en que la serenidad, el buen momento y la pausa no están a la orden del día. Ojalá ustedes puedan separar la paja del trigo y siempre sentir la seguridad de que toda nuestra comunidad les agradece profundamente el cuerpo que forman y como con ello construyen junto a nosotros a miles de niños acogedores, interesados, preparados, constructivos, agentes del cambio de la vida de otros y conductores de sus propias vidas.

Queridos profesores, por ustedes las mochilas de un niño del San Anselmo son distintas a las del resto. Son un poco más livianas.

Dentro de los estudios que ustedes habrán visto, quisiera destacar o parafrasear 3 cosas:

  •         Ustedes forman niños y jóvenes que van felices a su colegio. Se sienten refugiados…
  •         Nuestros jóvenes quisieran vivir la vida como la han vivido en la etapa junto a ustedes…
  •         Nuestros niños no están exentos de dificultades… pero ustedes al menos, están haciendo gran parte de la pega… los papás tenemos la pelota

Gracias   queridos profesores, por dar tanto de sus vidas a nuestros niños.

Gracias a nombre de cada familia del San Anselmo, de aquellos papás que ya no están y muy especialmente Gracias a nombre de nuestros Hijos.

Gracias a la Dirección por su acogida, por recibir nuestras inquietudes y encausarlas. Tenemos aún mucho trabajo por delante. Muchas gracias por la escucha y la palabra.

Gracias a Dios, a nombre de cada uno de nuestros papás, mamás e hijos, por cruzar en nuestras vidas esta experiencia maravillosa de formar junto a ustedes.

Un gran abrazo desde cada rincón de sus salas de clases, gimnasio, biblioteca, laboratorio y canchas, desde donde están puestos nuestros sueños, nuestras vidas y las suyas.

Disfruten y nos vemos”.

 Centro de Padres