II°C SE LAS JUEGA POR LOS ABUELITOS

 II°C SE LAS JUEGA POR LOS ABUELITOS

Mascarillas para los abuelitos de la Fundación las Rosas, así se llama la iniciativa que surgió de una reflexión en la Hora de Orientación del IIº C.  Luego de una conversación muy linda entre las alumnas, que reflexionaron profundamente sobre lo afortunadas que son, se propusieron continuar en campañas para ayudar en lo que puedan hacer, aunque estén en cuarentena. De esta forma, todo el curso se puso a hacer mascarillas  para los abuelos de la Fundación las Rosas, usando máquinas de coser o mano, con bolsas de supermercados y telas que encontraron en sus casas, o simplemente donando porque no se encontraron tan hábiles para la costura, pero todas las alumnas participaron de esta gran iniciativa.

La idea de hacer mascarillas salió de la hora en orientación, una compañera (Coté Benavente) nos contó que faltaban muchas mascarillas en la Fundación las Rosas, y que los abuelitos se habían empezado a contagiar y que todo se estaba poniendo más complicado. Con el curso encontramos muy buena idea usar esta cuarentena, en que tenemos mucho tiempo libre, en ayudar a las personas que en verdad lo están necesitando ahora, y al final,  además de ayudar a las otras personas, nos estamos ayudando a nosotras mismas, porque estamos haciendo algo productivo. Yo creo que es algo súper importante porque estamos ayudando a abuelitos a tener una mascarilla y así  puedan proteger”.

Laura Oppici (IIºC)

 

“Como curso quisimos hacer esta campaña porque la Coté nos contó que les faltaban mascarillas en la Fundación las Rosas y creímos que era buena idea poder ayudar. Personalmente me pareció muy buena idea, porque siento que así estamos aportando con lo que podemos a gente que en serio necesita ayuda. Es demasiado importante ahora en la cuarentena darse tiempo de pensar en los que no tienen, porque creo que nosotras estamos muy cómodas y tenemos que ver más allá. Al final me encantó porque me hizo darme cuenta que es fácil ayudar y que todos podemos hacer algo”.

Matilde Vicuña