¿QUIÉN FUE SAN ANSELMO?

San Anselmo fue un monje benedictino, Arzobispo de Canterbury en Inglaterra, proclamado Doctor de la Iglesia en 1720 por el Papa Clemente XI y considerado uno de los más grandes teólogos y filósofos de su tiempo.
Es reconocido como el “padre de la escolástica“. Como teólogo se le recuerda por sus importantes obras y su defensa de la Inmaculada Concepción, y como filósofo por su célebre argumento ontológico.
Este santo, que contaba con una piedad y caridad desbordante, es precursor de Santo Tomás de Aquino. También fue un hábil maestro para sus hermanos de la Orden de san Benito, a quienes enseñó teología, así como también luchó incansablemente por conseguir la libertad de la Iglesia a pesar de sufrir destierros.

Su historia
Nació en el año 1033 en Aosta del Piamonte (Alpes italianos), al interior de una familia noble. Su educado y formado por monjes benedictinos en un monasterio.Tras la muerte de su madre Anselmo abandonó su casa y en 1060, a los 27 años, ingresó al monasterio de Bec (Normandía) donde se convirtió en discípulo y gran amigo de Lanfranco, Arzobispo de Canterbury.
Al breve tiempo, fue nombrado prior de Bec, y fue en esa época cuando Anselmo compuso sus dos obras más conocidas que sirvieron para integrar la filosofía y la teología: El Monologium, (meditaciones sobre las razones de la fe), en el que daba las pruebas metafísicas de la existencia y la naturaleza de Dios, y el Proslogium (la fe que busca la inteligencia) o contemplación de los atributos de Dios.
Asimismo compuso los tratados de la verdad, la libertad, el origen del mal y el arte de razonar. En 1078 el santo fue elegido Abad de Bec, lo que lo obligaba a viajar con frecuencia a Inglaterra, donde la abadía contaba con algunas propiedades.
Tras la muerte de Lanfranco (1089), Anselmo viajó a Inglaterra donde fue nombrado como Arzobispo el 4 de diciembre de 1093, pese a que en un primer momento el rey Guillermo el Rojo se opuso. Este último fue muy hostil con los católicos de aquella época e incluso desterró a san Anselmo.
San Anselmo pasó un tiempo en el monasterio de Campania (Italia) por razones de salud y allí terminó su famosa obra Cur Deus homo: el más famoso tratado que existe sobre la Encarnación. Después sufriría un destierro más y regresaría a Inglaterra.
Falleció en el año 1109, anciano y debilitado por su edad entre los monjes de Canterbury. Sus últimas palabras antes de morir fueron: “Allí donde están los verdaderos goces celestiales, allí deben estar siempre los deseos de nuestro corazón”.

Fue canonizado en 1494. Su fiesta se celebra el 21 de abril.

Fuente: Acipress