RETIROS IIºMEDIOS

Este el lunes y martes se vivió el retiro para los IIº medios, los hombres, bajo el lema: “He aquí que estamos tú y yo, esperemos que el tercero entre nosotros sea Cristo”(San Elredo) .  Las mujeres, centradas en lema: “Queridos, Si Dios nos ha amado de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros” (1 Jn 4, 11). Los estudiantes vivieron su propia experiencia centrada en que Cristo en medio de la amistad.

Los hombres bajo el lema: “He aquí que estamos tu y yo, esperemos que el tercero entre nosotros sea Cristo” San Elredo. En un ambiente de mucha tutoría se realizó un retiro en la Hacienda de Picarquin con los tutores relevantes de ese nivel, con jefes de Peregrinos, profesores jefes y tutores ex alumnos que han estado compartiendo con estos cursos. El objetivo fue profundizar en la amistad espiritual desde la mirada de san Elredo, diferenciando la amistad en Cristo, con Cristo y por Cristo. Que los jóvenes pudieran vivir la experiencia de la corrección fraterna y consolidar las relaciones que hoy tienen en el curso.
Dentro de las actividades que marcaron este retiro, estuvieron la experiencia de la oración en el oficio divino, la lectio, oración personal, testimonio de la amistad espiritual de un tutor a cargo, sketch de otro tutor, caminata, entre otras cosas que dieron vida a la experiencia comunitaria.

Testimonio:
Martín Reyes (IIºB): “Me gustó mucho el retiro. Gracias al retiro pude conocer mucho mejor a mis amigos y conocer mas profundo a otros que no conocía tanto. Pude encontrar a Cristo dentro de mis amigos y aprendimos un concepto nuevo, los amigos espirituales algo que me ayudara mucho a lo largo de mi vida. Hubieron muchas actividades que me facilito hacer estas cosas y lograr abrirme. Estas oportunidades no se suelen presentar mucho y hay que aprovecharlas, a mi parecer fue una gran experiencia y lo disfrute mucho”.

Las mujeres por su parte, en la casa de retiro Auco, reflexionaron bajo el lema: “Queridos, Si Dios nos ha amado de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros” (1 Jn 4, 11)

Buscaron reconocer a Cristo en sus amistades por medio del concepto de la amistad espiritual desarrollada desde: Amistad en Cristo, por Cristo y con Cristo, abordando la exhortación y corrección fraterna. Experimentaron la necesidad de cultivar la amistad con las demás y de buscar apoyo en su comunidad curso, conociendo en primera persona a Dios a través del espacio de la lectio divina y la clave de “El rostro de Cristo”. Pudieron experimentar la tutoría por medio de la amistad de sus tutoras más grandes.

Fue un espacio esencial para escuchar palabras de sus jefas de comunidad peregrinas a través de un video donde comentaron sobre sus experiencias personales en sus amistades espirituales, dando pie para la corrección fraterna y exhortación que hicieron las alumnas en grupo, pudiendo fortalecer su amistad desde el amor de Dios. También tuvieron la oportunidad de dar una caminata hacia el santuario de Santa Teresa de los Andes, pudiendo conocer un poco más de su historia. Terminaron con una rica convivencia.

Andrea Elgueta (ll*A): “Este lunes y martes, cuando me dijeron que tenía retiro estaba cero motivada y solo iba porque era obligación pero este superó mis expectativa. Fu una experiencia muy llenadora. Partimos con un testimonio  que hablaba sobre el amor que nos tiene Dios , esto me hizo darme cuenta  que todas mis amistades son gracias a El porque El me amo primero. Quiero destacar un momento especial  que nos dieron de oración personal en la capilla, fue una instancia para reencontrarme con Dios que me hacía falta y me ayudó para conectarme más con el tema del retiro, además surgió una actividad no planeada con mi curso que nos ayudó a unirnos más , fue muy bacan ya que se formó un ambiente de comunidad muy espontáneo que me dejó muy feliz. Y para terminar el retiro tuvimos la que yo diría que fue la actividad más difícil de hacer para mi, esta fue la corrección y exhortación la cual me sirvió para darme cuenta que una amistad espiritual se cultiva y no llegan porque si y que cada amistad es por Dios, con Dios y en Dios, sin duda fue una experiencia en la que pude profundizar mi fé y darme cuanta lo importante que son las amistades espirituales”.