CONVIVENCIA ESCOLAR: VACACIONES DE INVIERNO

Al fin llegan las esperadas vacaciones de invierno, y al mismo tiempo la preocupación de muchas familias con respecto a la organización de actividades para que los niños descansen y lo pasen bien.

A veces, este momento puede ser vivenciado con un poco de ansiedad y estrés por parte de las familias, pues se tiende a programar muchos panoramas para los niños, con la finalidad de entregarles espacios de entretención, lo que a veces puede tornarse sin querer en un espacio de exigencia.

No debemos olvidar, que más allá organizar panoramas, las vacaciones son una oportunidad para favorecer distintas habilidades, tales como:

Fomentar la empatía y sociabilización con los demás: cuando favorecemos que los niños inviten a otra persona a la casa o a realizar un panorama en conjunto, como adultos podemos ayudarlos modelando y regulando dichos momentos con preguntas tales como: ¿A quién te gustaría invitar? (v/s invita a este amigo), ¿Qué crees tú que le gustaría jugar? (v/s hagan o jueguen a tal cosa). Estas instancias de sociabilización son muy positivas y favorecen el que los niños puedan pensar en un otro, poniéndose en su lugar al pensar en qué cosas le podrían gustar a la persona que invitará, cómo lo podrían pasar bien juntos, etc.

Experimentar el ocio: es importante dar espacios donde los niños puedan experimentar el aburrimiento pues éste permite que desarrollen estrategias socioemocionales, incrementando su creatividad, imaginación y desarrollo de distintos talentos, recursos e incluso pasatiempos. También potencia la capacidad de autorregulación en los niños, al favorecer el descubrir nuevos materiales o juguetes y cómo poder utilizarlos, como así también retomar juguetes o actividades que tenían abandonadas o incluso inventarlas.

Favorecer el autocuidado: no olvidar que si bien durante este periodo hay mayor flexibilidad en los horarios hay que estar atentos a poner límites, pues es una instancia para descansar y recuperar fuerzas.

Regular el uso de dispositivos electrónicos: su uso excesivo puede provocar dependencia, repercutiendo en la salud física, mental y de sociabilización (puede contribuir a la falta de interés por otras actividades, favoreciendo el sedentarismo, dificultad para mantener la atención, aislamiento social, entre otros)

Las vacaciones son un excelente momento para pasar tiempo juntos, valorando la virtud de la sencillez y austeridad, renovando el encuentro en familia jugando juegos sencillos, tales como: la búsqueda del tesoro, juegos de mesa, decir adivinanzas, compartir historias de la infancia, subir un cerro, cocinar en familia, hacer cabritas y ver una película juntos etc. Es una instancia muy positiva para unirse como familia y pasar momentos de calidad.