PRIMERAS COMUNIONES: “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6, 56)

El sábado 20 de agosto, nuestros 4º básicos, hicieron su Primera Comunión en una preciosa y emotiva ceremonia. Luego de una profunda preparación durante este tiempo, esta mañana,  acompañados por sus apoderados, profesores, tutores, una delegación del colegio, y familiares más cercanos, recibieron por primera la Eucaristía. Un momento único que los invitó a quedarse con Jesús en su corazón para siempre, para tener una vida buena y eterna.

El padre Cristián Rodríguez, SJ, quien celebró la misa, invitó a la asamblea a preguntarse, ¿cuál es la buena noticia que Jesús viene a traernos, en esta Primera Comunión?

Jesús viene a quedarse y Él quiere ser buen noticia a través de su Palabra, quiere iluminar nuestras vidas. En su homilía les afirmo a los presentes que Jesús quiere que todos seamos felices, y ésta es la invitación para ellos(as) a este nuevo camino, para conocer ese amor tan grande que Jesús tiene por cada uno.

Dijo el padre: “Jesús es un buen amigo que nos quiere mucho, que se queda para siempre con nosotros; por medio de la Eucaristía, su Palabra, los sacramentos, y su oración, nos invita a caminar.

Este camino, no se hace solo, nuestros estudiantes estuvieron acompañados por el Colegio y les muestra Jesús, porque Él les habla siempre a través de ellos que los rodean.

“Este camino de fe, es un camino precioso, pero también es difícil, pero Jesús nos quiere acompañar. Los padres, dijo.- están llamados a mostrarles este camino ya que han sido elegidos por Dios, para acompañarlos en este caminar.

“No soltemos de las manos a los niños(as), siempre tenemos mucho que enseñar y entregarles para que puedan caminar este camino para ser felices”.

Jesús nos quiere, quiere estar siempre, alimentar, que seamos felices, vida buena y eterna.

Nos comparten:

Victoria Sotomayor, 4ºA: “Yo me sentí nerviosa y emocionada por haber recibido el cuerpo de Cristo”.

Domingo Makuc, 4ºB: “Para mí, vivir la Primera Comunión fue muy especial, comenzamos preparándonos, trabajamos en nuestros santitos y por último recibimos el cuerpo de Cristo en un pan transformado.”

Antonella Vaccaro, 4ºA: “Estaba muy nerviosa, pero me gustó mucho porque ahora me siento más cerca de Jesús”.

Santiago Cruzat, 4ºB: “Para mí la Primera Comunión fue recibir a Jesús en mi cuerpo y tener a Dios a mi lado para siempre”.